27 La luz del Señor
penetra el espíritu humano
y pone al descubierto cada intención oculta.