24 El padre de hijos justos tiene motivos para alegrarse.
¡Qué satisfacción es tener hijos sabios!