2 Que te alabe otro y no tu propia boca;
que lo haga un desconocido, no tus propios labios.