20 Así como la Muerte y la Destrucción
nunca se sacian,
el deseo del hombre nunca queda satisfecho.