22 Es imposible separar al necio de su necedad,
aunque lo muelas como al grano en un mortero.