1 Los perversos huyen aun cuando nadie los persigue,
pero los justos son tan valientes como el león.