5 Los malvados no comprenden la justicia,
pero los que siguen al Señor
la entienden a la perfección.