6 La gente malvada queda atrapada por el pecado,
pero los justos escapan con gritos de alegría.