20 Hijo mío, presta atención a lo que te digo.
Escucha atentamente mis palabras.