21 No las pierdas de vista.
Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón,