18 Ven, bebamos sin medida la copa del amor hasta el amanecer.
Disfrutemos de nuestras caricias,