3 Átalas a tus dedos como un recordatorio;
escríbelas en lo profundo de tu corazón.