9 Cristo murió y resucitó con este propósito: ser Señor de los vivos y de los muertos.