33 Dios se lo advirtió en las Escrituras cuando dijo:
«Pongo en Jerusalén
una piedra que hace tropezar a muchos,
una roca que los hace caer.
Pero todo el que confíe en él
jamás será avergonzado»
.