32 ¿Por qué no? Porque trataban de hacerse justos ante Dios por cumplir la ley
en lugar de confiar en él. Tropezaron con la gran piedra en su camino.