5 Por mi gemir,
quedé reducido a piel y huesos.