17 Pero el amor del Señor
permanece para siempre
con los que le temen.
¡Su salvación se extiende a los hijos de los hijos