25 Soy objeto de burla para la gente;
cuando me ven, menean la cabeza en señal de desprecio.