5 El Señor
examina tanto a los justos como a los malvados
y aborrece a los que aman la violencia.