2 la tierra de Judá se convirtió en el santuario de Dios,
e Israel llegó a ser su reino.