6 El Señor
está de mi parte, por tanto, no temeré;
¿qué me puede hacer un simple mortal?