111 Tus leyes son mi tesoro;
son el deleite de mi corazón.