136 Torrentes de lágrimas brotan de mis ojos,
porque la gente desobedece tus enseñanzas.