171 Que la alabanza fluya de mis labios,
porque me has enseñado tus decretos.