172 Que mi lengua cante de tu palabra,
porque todos tus mandatos son correctos.