83 Estoy arrugado como un odre ahumado,
pero no me olvidé de obedecer tus decretos.