4 «Mintamos todo lo que queramos —dicen—.
Son nuestros los labios; ¿quién puede detenernos?».