4 Restaura nuestro bienestar, Señor
,
como los arroyos renuevan el desierto.