1 Salmo 128
Cántico para los peregrinos que suben a Jerusalén.
¡Qué feliz es el que teme al Señor
,
todo el que sigue sus caminos!