3 Vuélvete hacia mí y contéstame, ¡oh Señor
, mi Dios!
Devuélvele el brillo a mis ojos, o moriré.