23 Él se acordó de nosotros en nuestras debilidades.
Su fiel amor perdura para siempre.