2 Acepta como incienso la oración que te ofrezco,
y mis manos levantadas, como una ofrenda vespertina.