8 Busco tu ayuda, oh Señor
Soberano.
Tú eres mi refugio; no dejes que me maten.