10 Que los perversos caigan en sus propias redes,
pero a mí, déjame escapar.