20 El Señor
protege a todos los que lo aman,
pero destruye a los perversos.