5 Pero felices son los que tienen como ayudador al Dios de Israel,
los que han puesto su esperanza en el Señor
su Dios.