38 Los herí de muerte para que no pudieran levantarse;
cayeron debajo de mis pies.