40 Pusiste mi pie sobre su cuello;
destruí a todos los que me odiaban.