14 Que las palabras de mi boca
y la meditación de mi corazón
sean de tu agrado,
oh Señor
, mi roca y mi redentor.