10 Me arrojaron en tus brazos al nacer;
desde mi nacimiento, tú has sido mi Dios.