11 No te quedes tan lejos de mí,
porque se acercan dificultades,
y nadie más puede ayudarme.