4 Lo único que le pido al Señor
—lo que más anhelo—
es vivir en la casa del Señor
todos los días de mi vida,
deleitándome en la perfección del Señor
y meditando dentro de su templo.