9 La voz del Señor
retuerce los fuertes robles
y desnuda los bosques.
En su templo todos gritan: «¡Gloria!».