3 Pero tú, oh Señor
, eres un escudo que me rodea;
eres mi gloria, el que sostiene mi cabeza en alto.