2 Son tantos los que dicen:
«¡Dios no lo rescatará!».
Interludio