5 Encomiendo mi espíritu en tu mano;
rescátame, Señor
, porque tú eres un Dios fiel.