5 Finalmente te confesé todos mis pecados
y ya no intenté ocultar mi culpa.
Me dije: «Le confesaré mis rebeliones al Señor
»,
¡y tú me perdonaste! Toda mi culpa desapareció.
Interludio