11 Pero los planes del Señor
se mantienen firmes para siempre;
sus propósitos nunca serán frustrados.