24 Declárame inocente, oh Señor
mi Dios, porque tú haces justicia;
no permitas que mis enemigos se rían de mí en mis dificultades.