27 Pero dales mucha alegría a los que vinieron a defenderme;
que todo el tiempo digan: «¡Grande es el Señor
,
quien se deleita en bendecir a su siervo con paz!».